Amor como alimento

amor troceado

amor troceado

Los días que no tenían qué llevarse a la boca,

comían de su amor. Todos los días no tenían

las mismas raciones. Unos días, se salía

por los bordes del plato, otros en cambio apenas

podía verse y tenían que usar mucho pan.

 

Ella decía que el amor se planta, se cuida y se cosecha.

Tiene sus santorales y sus oraciones. Y él no dormía

pensando como hacerle llegar su amor. Jamás les faltó

amor en la mesa, cuando fue necesario, hasta el fin de sus

días.

 

Categorías:Uncategorized

Deja un comentario