La Hibris hispana


marsias sufriendo

Querían los políticos más de lo ajeno,

mucho más, tejiendo la moira de un país

que repetía de nuevo su historia, las

estaciones de su pasión y su calvario.

 

Querían los políticos lo mejor,

para ellos mismos y así aconteció

la nausea, la desgana y la rabia.

 

Llegado el tiempo de los héroes,

algunos postularon,

y esa fue su Harmatia

al final, tragedia griega,

todos extintos,

y la piel de toro,

de mantel de mesa,

para un ágape extraño.

 

Donde Europa hincó la rodilla,

y los países transmutaban en copa,

tenedor, vasija.

 

Fue un tsunami enorme,

un titanic de tamaño continental,

el que fue a pique,

por la hibris de los políticos,

por los deseos de unos mujeres y hombres

que no se preocupaban de sus cosas,

por unos mujeres y hombres,

que muerta la conciencia,

llenaban el hueco con cuencos de sopa.

Anuncios

Categorías:Uncategorized

Deja tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.