amor

Patinar por debajo del hielo

image

Desde que lo había conocido, siempre pensó que él la llevaba a velocidad de vértigo, cosa que le resultaba apasionante. Tal era la velocidad, que sentía que sus pies se levantaban del suelo y podía volar durante instantes, tras los cuales, él la recogía en sus brazos, para continuar con el frenesí. Como en el patinaje artístico que ella disfrutaba en la tele.

Temía, en las últimas semanas, que aunque estaba feliz a su lado desde que comenzaron a verse, en uno de esos momentos de ingravidez, de éxtasis, él no pusiera sus brazos para recogerla y que eso la hiciera aterrizar en el suelo, hiriendo principalmente su corazón. Que es el órgano más propenso a lesiones en estos vuelos. Tal era su temor, que no quería verlo, coger sus llamadas, …

Al final él optó por salir con una conocida de ambos. Ella se sintió peor consigo misma, por miedo a volar, ahora se encontraba como patinando bajo el hielo. Se prometió a sí misma volar de nuevo y de paso humillar a la susodicha robahombres. Esta noche había exhibición y presumiblemente los vería deambular por alli, a ellos y a media ciudad. Ells tendría su vuelo, costase lo que costase.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: