Chaplin y el niño


chaplin_niño

– Señor Chaplin, mi padre dice que usted es un triste payaso.
– Yo sólo hago de vagabundo, pero me gusta hacer payasadas si te hago reír. ¿Tú te ríes cuando me ves?
– Ahora no me estoy riendo señor Chaplin, pero si cuando lo veo en sus películas.
– Un día sin reírte es un día perdido, y aunque la vida, vista de cerca, algún día te parezca una tragedia, de lejos, es una comedia. ¿Me prometes que vas a ayudar a tu padre en lo que te pida? No te digo que seas bueno, porque se que lo eres.
– Lo intento, señor Chaplin, pero a veces llega tarde, cantando, y sin andar recto, y esos días es muy desagradable.
– Niño, ¿tienes madre o hermanos?
– No, señor Chaplin, mi Mama se fue.
– ¿Quieres aprender a ser vagabundo?
– ¿pasaremos mucha hambre?
– Estaremos juntos y te prometo que siempre encontraremos alimento.
– uummm… tengo que cuidar a mi papa, señor Chaplin. Pero sería lindo ser como usted y hacer reír a mi padre.

Chaplin se emocionó con las palabras del muchacho. Al día siguiente fue a ver su padre, que lo recibió con asombro.

– Buenas, soy un humilde y triste payaso, quiere el destino que su agente, ese tan joven y diminuto, me haya hablado muy bien de usted. Quiero que me ayude a hacer películas, le enseñaré y viajarán conmigo a cambio de que no vuelva a probar el alcohol. ¿Qué dice?

El padre rompió a llorar, avergonzado. El capítulo dramático de dos vidas se había terminado.

Anuncios

Deja tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.