El canto de la sirena


sirena-mexico

Encontraron lo que parecía alguna especie de calamar enganchado en la red, inerte. Cuando trasladaron la red sobre la cubierta y cayeron los dos cuerpos sobre la madera, los marineros se quitaron sus gorras y se acercaron con dolor sincero en sus ojos. Cómo marinero nunca quisieras capturan a una leyenda como es una sirena, un sueño y darle muerte. El capitán gritó de frustración. Algo iba mal con el mar si aquellas sirenas habían caído confundidas en sus redes.

Una de ellas aún se movió muy levemente, sobresaltada por el grito. Miró al capitán, ya sabiéndose camino de la muerte. El capitán le pidió perdón por haberla capturado. No sabía si lo había entendido, toda aquella escena era muy confusa. Ella dijo: – el Pacífico se muere. Y será peor cuando Fukushima termine de liberar todo lo que tiene. Aquellos hombres volvieron a su hogar, y todos entraron en depresión. Ninguno quiso volver a hablar ni pescar. Como en la Odisea, el leve canto de la sirena había sido suficiente para volver locos a todos los hombres de aquel barco.

Eso es lo que pensaron los vecinos, tras ver los cuerpos de las sirenas y el efecto causado en los marineros a su vuelta al puerto. El mar se estaba muriendo bajo la superficie azul, sin gritos, sin quejarse, aquellas aguas llenas de vida, se tornaban inertes. Nuevos territorios se anexionaban al Mar Muerto.

Anuncios

Deja tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.