Auto renunciación


Nuestra pelea con el mundo es un eco de la interminable pelea que ocurre en nuestro interior. Eric Hoffer

A ras del pavimento,
se ve mejor la favila
de los que quemaron
su piel de palabras.

Quedaron los entes,
sus trifulcas internas,
encayados, inefables
prenautas del pensamiento.

Temelos, compadece
sus viajes de riesgo
sin vacuna ni mapa
ni amor ni tregua.

Arden sur carnes
mas vivamente que el resto,
y sus penurias son
las de la interperie.

A veces vuelven,
como el fénix,
siempre graves,
afónicos.

Ojos arrasados
por la batalla
que no hablan,
de amor a veces,
de vidas pasadas.


Anuncios

Deja tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.