cadáver exquisito superación

#Esperanza

Planté en el arriate del balcón
semillas conscientes de primavera.

Quise que la cigüeña se llevara los sarcasmos
y me trajera chillidos, berbena,
cantos, vida para olvidar la locura y descubrí
que no hay rincones sin verdad,
inquieta entre los escombros,
esperando amigos.

Hay sonidos piadosos siempre en las palabras
y buenas razones para que la simiente
diera un horizonte en el que vivir.

Divisé todo eso la misma mañana
que hundía los dedos en la tierra:
hay corazón en las cosas, en los actos
y los oscuros momentos no existen,
siempre hay sol a pesar de la tiniebla.

Un comentario

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: