poesía

#EstudiodelaFelicidad-beso

Todos los sueños
llevaban a tu boca,
pero nunca mi día
y tropecé en ella una tarde.

Paró nuestro cuerpo,
uno contra otro
el abrazo surgió
en la inercia del movimiento.

Envuelto de tí
se me olvidó el tren,
se me olviraron mis manos
sin poder distinguirlas de las tuyas.

Volvía a ser cuerpo, llama,
ojos que se miran
mas allá del sueño
desprovistos de carcasa.

Beso traído de Asía por
la Grecia de Alejandro,
¡libertad, libertad!
grité en tus labios.

2 comentarios

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: