Del barro

escultura hombre liberado del barro

escultura hombre liberado del barro

Cuando Dios miró al barro para que el hombre tomara forma de él, el barro reaccionó. La masa homogénea empezó a manifestarse con diferencias, y un hombre, el primero, fue tomando forma. Era como si siempre hubiera estado allí, esperando que lo liberaran. Adán salió corriendo, como si el barro de origen y el fueran imanes con el mismo polo. Huía el nuevo hombre hacia su libertad, sin mirar hacia atrás a su madre, a la naturaleza en la que tenía origen y así hasta nuestros días.

Escrito por

Autor de Microcuentos y poemas de metro para gente 3.0 y Los sueños siempre te observan

Me encantaría saber qué opinas. Deja tu comentario.