Destruido

Evstafiev-bosnia-cello

 

Lo que había conocido fue asesinado,

demolido, devastado.

 

Quedaba su música, él no sabía construir,

pero quiso poner todo lo que tenía

para crear de nuevo aquel reino.

 

Y tocó, y tocó, la música de su vida,

para reanimar un corazón que había quedado

parado, pero no muerto definitivamente.

Escrito por

Autor de Microcuentos y poemas de metro para gente 3.0 y Los sueños siempre te observan

Me encantaría saber qué opinas. Deja tu comentario.