#EstudiodelaFelicidad-cita

Podría describirte el cuadro
pintado con nuestra palabras,
saltamos de cicatriz a estrella,
de meteoro a recuerdo,
y así en las selvas de lo
que somos, marcamos veredas,
cobijo y alimento.

Podría recitar los tiempos
de tus pestañeos, como los de un faro
en la penumbra que mis ojos
aprendieron a reconocer
de entre la niebla de los otros cuerpos,
los otros ojos, del humo
que fueron los demás en tu presencia.

Podría contar como las abejas
de nuestros encantos
fueron llenando de miel
el panel del deseo sobado
que escondimos hasta el último momento.

Hablamos y hablamos,
fuimos mudando las pieles
de desconocidos, a conectados,
a amigos, a deseados y así
quedamos desnudos frente a frente.

Se desvanecieron el reloj
las penas, los disimulos,
nos sentimos y cedimos a propósito
la contención de nuetra risa.

Sólo palabras de desconocidos,
cruzamos a mediatarde,
y en la madrugada
colapsaba panal y colmena,
ninguno acallaba la música
que sonaba ni quería ver el alba.

Llevamos almas rotas,
y volvimos con remiendos
de hilo de esperanza y dignidad,
de dos personas solas que se amaron
en la noche larga de un local.

Escrito por

Autor de Microcuentos y poemas de metro para gente 3.0 y Los sueños siempre te observan

Me encantaría saber qué opinas. Deja tu comentario.