Hijo no nacido

En cada vuelo, en cada vida, en cada sueño, perdurará siempre la huella del camino enseñado.

Madre teresa de calcuta

Se me escapa la vida
Y tú no estás
No llegue a verte la cara
A coger tu manos
Ni a apaciguar tus miedos.

Quizás por eso, me desvelo
De noche como si hubiera oído tu lloro,
Pero es solo el silencio,
Te recito cuentos en mi cabeza
Y sueño soñarte.

Tengo manos vacías de madre y de padre
Que por el día sólo Se ajan
y que a ratos piensan en ti,
En tus mechones, tu moco colgando
Tu risa y tu caminar trastabillado.

A veces olvido, la vida me engulle
tu imagen es como la luna
Y mi pena entra en cuarto menguante,
Cuando oigo risas y juegos infantiles
Y amo al resto de niños porque
Ellos hubieran sido tus amigos.

Algún día me reuniré contigo
Te pediré perdón, y jugaremos,
Hijo, hija donde estéis os quiero.

Escrito por

Autor de Microcuentos y poemas de metro para gente 3.0 y Los sueños siempre te observan

Me encantaría saber qué opinas. Deja tu comentario.