Hipohijos

Cada día de nuestra vida hacemos depósitos en los bancos de memoria de nuestros hijos.

Charles R. Swindoll

No me ames tanto
No uses tu cuerpo
Como un chaleco antibalas
Ni tú corazón para sufrir
Por el mío.

No debería convertirme
En Joffrey Baratheon o
Calígula, debería ser
Un hombre bueno y valiente
Como papá o el abuelo.

Madre, padre, no os preocupéis
Por mi lloro o mi pataleta
Son mi vacuna contra los virus
Del mundo y sus sinsabores.

Papá, mamá contadme
Quienes sois
Si estáis tristes, enfadados
Quien murió ayer de un infarto
Afeitándose en el lavabo.

Peleáis duro para que el planeta
Nos trate como niños reyes,
Lo pintaréis y deformaréis
Para que sea automático,
Agradable y satisfactorio.

El mundo se rebelará como
Un lobo con Cadenas,
Porque son muchos padres
Con millones de correas.

Hazme ciudadano del mundo
De sus sonidos guturales
Y su blasfemia.

Escrito por

Autor de Microcuentos y poemas de metro para gente 3.0 y Los sueños siempre te observan

Me encantaría saber qué opinas. Deja tu comentario.