La balsa de medusa

Los navios saltan a volar,
por la bocana de
infinitas almas y azules
y flotantes buitres muertos.

El mundo encalló
en todos los cabos por atar
¿quien lo desencallará?
todos los exhultantes esperan al otro.

La tripulación mata
el hambre de los bergantines,
el ciego reparte lo que comerán
el muerto de miedo se hace el sordo
los estorninos pían atónitos.

Un paso más y luego otro más
lejos de puerto y humanidad.

Todo es sueño y hienas
adheridas a las heridas,
sorbiendo partos y madres
Nadie se detiene,
los barcos sólo saben navegar.

Todos están en los remos,
nadie detrás.

Escrito por

Autor de Microcuentos y poemas de metro para gente 3.0 y Los sueños siempre te observan

Me encantaría saber qué opinas. Deja tu comentario.