Lady Ofelia de tu recuerdo

Todos los días me asomo al jardín

veo el parterre extinto, las flores secas,

se oye aún agua en el arroyo

que brota y rompe con notas desconocidas.

Te marchaste ya y hoy debo pensar maneras

de desprenderme de este agonizar de recuerdos,

del sentir que no podré arrancar tu color de mis manos,

Mi alegría de tu sonrisa, mis lágrimas de tus brazos.

Amanece de nuevo, y el jardín mustio

lo transitan insectos repudiados

que debo aprender a amar de nuevo,

el agua murmura y me sumerjo para asfixiar el alíen que llevo dentro.

Es una sedición dolorosa que brota natural

Bajo los narcisos feos que nunca fueron de estas latitudes,

Y que de este glaucoma inducido y patológico

que sólo me deja ver tu ausencia, me alivia por momentos.

Escrito por

Autor de Microcuentos y poemas de metro para gente 3.0 y Los sueños siempre te observan

Me encantaría saber qué opinas. Deja tu comentario.