Método stanislavski

image

Estaba tan acostumbrado a dar vida a sus personajes
A través del método, le había dedicado tantas horas
A ser otros, que su yo había muerto. Se gestó un superyo
Qué interpretaba y reinterpretaba cada vez,
Procurando dar al público lo que deseaba.

Era un zombie decadente, al estilo de los que habitaban la ciudad
Cada día y deambulaban de un sitio para otro a toda prisa.
Pensaba que su fama le había dado el dinero suficiente como para
Ser libre, pero se debía al público. Como el panadero a sus clientes,
A su familia e hijos.

Un día decidió aceptar que su yo fue inmolado en aras del teatro,
Y lo enterró en su jardín, junto al imponente árbol cuya Copa sobresalía
Por encima del espacio aéreo de su propiedad asediada por los paparazzi.

En la piscina, durante las fiestas, la gente preguntaba por aquella lápida
Con su nombre, el decía que ahí yacía su pobreza, sus miserias,
Y dentro de él retumbaba que también su verdad estaba allí sepultada.

Escrito por

Autor de Microcuentos y poemas de metro para gente 3.0 y Los sueños siempre te observan

Me encantaría saber qué opinas. Deja tu comentario.