Tengo tres segundos de sabores

Para ofrecer en cuchara de helado

Y unas gafas de sol para ocultarme

Niña grande de pecas chicas.

Tengo tonos, discordias y alegrías

y un chorro de vida que cabalga

si montas conmigo en mi moto

Niña grande de pecas chicas.

Tengo toda una historia y oídos

Y tardes de sobra para ofrendarte,

Porque no hay más allá que importe

Niña grande de pecas chicas.

Sólo contemplar el ocaso de la cuchara en tus labios

Tus pupilas dilatadas sintiendo el dulce

Mientras me cuentas tus historias de hada

Niña grande de pecas chicas.

Escrito por

Autor de Microcuentos y poemas de metro para gente 3.0 y Los sueños siempre te observan

Me encantaría saber qué opinas. Deja tu comentario.