Valquiria

Vestida la noche y el nacimiento de la aurora prevista

Se escenificarán el deseo y a la soledad,

La fruta en su árbol sin ojos atrae criaturas

Y las bestias son llamadas al ahora de

la flagelación.

Ansiedad clava sus garras bajo la piel

y hace pasar frío a los huesos

Lágrimas de cascarón de pipa

viajan apresuradas por los desfiladeros

y culminan contigo desnuda

cabalgando fuera de la hoguera.

No deberías embarcarte en mi desnudez

pero la sensatez no ha lugar cuando se pide asilo

extiendes tus alas de victoria de Samotracia

Estás ahí postrada, también desnuda

Cubierta de redención que aguarda.

El sexo se deshizo, ando las leguas

Y una vez ardido, quedamos tu y yo contemplando

Las pavesas y tus palabras

Que parloteas sin descanso mientras fumas

Y me hablas del inframundo del que te rescataste.

Miro tus pechos, tus sonidos,

La calma chicha de los cuerpos gripados

Que detienen la miseria del mundo

Sin contemplar un más allá

Donde el horizonte es infinito.

Escrito por

Autor de Microcuentos y poemas de metro para gente 3.0 y Los sueños siempre te observan

Me encantaría saber qué opinas. Deja tu comentario.